lunes, 21 de marzo de 2011

TECNICAS DE ENSEÑANZA

Conversación didáctica
Objetivo de la técnica
Que el alumno aprenda a construir un argumento para poder emitir su opinión y participe activamente.
Conversación didáctica.
Es una conversación estructurada para alcanzar un objetivo de aprendizaje, en donde se intercambian ideas y opiniones.

Su base conceptual es la de un proceso de enseñanza aprendizaje activo y participativo.

La conversación didáctica es útil cuando:
-deben actualizarse conocimientos previos que van a ser utilizados para otra actividad.
-deben oponerse puntos de vista acerca de un tema.
-deben proponerse ideas novedosas acerca de un tema.

Reglas que utilizaremos para desarrollar esta actividad serán las siguientes.
-para poder opinar por favor hay que levantar la mano y se les sedera el turno a uno por uno.
-como tenemos un tiempo limitado vamos a dar un minuto a cada persona que quiera participar.
-Estructurar el ambiente físico
-Invitar a contribuir
-Controlar la prioridad en el uso de las palabras
-estimular la participación de los que no lo hacen.
-resumir resultados

Como dirigir la conversación didáctica
Delimitación del tema








TECNICA DE LA EXPOSICIÓN ORAL

Esta es una técnica de explicación o presentación de un tema curricular que pretende transmitir directa o indirectamente información de tipo declarativo, procedimental o actitudinal en la cual se puede dar un dialogo y puede ser multidireccional, pero dependerá de la edad y grado al que se imparte la clase.


Aspectos relevantes de cómo utilizar la técnica:

Redactar plan previo
Resumen o síntesis de puntos principales de lo expuesto
Preguntas de la nueva información (maestro-alumno, alumno-maestro y alumno-alumno) abiertas o cerradas
Subrayar o enfatizar contenidos mas importantes por medio de la voz
Redundar con frases distintas o parafraseo
Formulando objetivo antes de la exposición
Omitir frases y nombres ambiguos
Presentación de material didáctico (Utilizando cuadros, fotos, mapas, diagramas, dibujos, tableros, tizas, retroproyector….. etc.
Dando instrucciones explicitas paso a paso tratando de no repetir directrices
Presentación de esquemas o modelos
Ejemplificar con ejercicios modelos, concretos y variados
Explicaciones adicionales, repasos o recapitulaciones
Hacer que los alumnos se interroguen entre si
Vocabulario
Relacionar temas con lo ya conocido
No hacer digresiones
Mantener  simplicidad, claridad y concisión
Tratar de tener un orden, coherencia o secuencia lógica
Tener empatía
Tener humor
No se debe suponer o dar por conocido el aprendizaje
Conseguir mantener el silencio
Recalcar, repetir, redundar, relacionar, recapitular y resumir





          Redactar plan previo





Resumen o síntesis de puntos principales de lo expuesto




Preguntas de la nueva información (maestro-alumno, alumno-maestro y alumno-alumno) abiertas o cerradas

Presentación de material didáctico (Utilizando cuadros, fotos, mapas, diagramas, dibujos, tableros, tizas, retroproyector….. etc



Ejemplificar con ejercicios modelos, concretos y variados







                      
Técnica expositiva

Tiene amplia aplicación en la enseñanza de todas las disciplinas y en todos los niveles. Consiste en la exposición oral, por parte del facilitador, del asunto de la clase. Es la técnica más usada en la educación guatemalteca. El uso inadecuado de ésta reduce el proceso de enseñanza-aprendizaje a un puro y simple verbalismo acompañado de memorización, así como también provoca actitudes dogmáticas cuando sólo prevalece lo que dice el facilitador.
Debe ser adoptada de manera activa estimulando la participación del estudiante en los trabajos de la clase, de suerte que la clase no se reduzca a un interminable monólogo. Requiere una buena motivación para atraer la atención de todos. Necesita cuatro momentos:

Presentación del asunto
Desarrollo en partes lógicas
Síntesis de lo expuesto y
Inferencia de conclusiones o formulación de críticas, cuando fuese necesario
                                                                                      . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
Técnica del dictado
   
   Aunque pedagógicamente superada, la técnica del dictado se sigue usando en el aula. Consiste en que el facilitador habla pausadamente en tanto los estudiantes van tomando nota de lo que éste dice. Constituye, sin duda, una marcada pérdida de tiempo, ya que mientras el estudiante escribe. No puede reflexionar sobre lo que registra en sus notas. Después del dictado no hay oportunidad para reflexiones, ya que se impone memorizar el tema que será tomado en ocasiones de las tareas de verificación de lo aprendido. No hay duda de que pueden hacerse pequeños dictados seguidos de oportunos comentarios, para que tenga sentido lo que fue anotado.

Técnica biográfica

Consiste en exponer los hechos o problemas a través del relato de las vidas que participan en ellos o que contribuyen para su estudio. Su empleo es más común en la enseñanza de la historia, de la filosofía y de la literatura, pero nada impide, sin embargo, que pueda ser empleada en al enseñanza de otras disciplinas. Se presentan o se estudian las biografías de las principales figuras relacionadas con los asuntos de los programas y a través de ellas se van desarrollando los estudios. Los datos no deben ser demasiado particularizados. Deben atenderse las líneas principales de la vida y del pensamiento del biografiado, pudiendo ser relatados aspectos anecdóticos que actúen como refuerzo de la motivación. Para la ejecución de estos trabajos es preciso que haya indicación bibliográfica precisa y accesible; que sea elaborado un reglamento, con la cooperación de los estudiantes a fin de que el trabajo no se disperse y que no se conceda un plazo excesivamente largo para la entrega de los trabajos. No se recomienda para memorizar fechas.

Técnica exegética

Consiste en la lectura comentada de textos relacionados con el asunto en estudio. La aplicación de esta técnica requiere la consulta de obras de autores, tratados o, por lo menos, compendios que contengan trozos escogidos de diversos autores, sobre el asunto estudiado. Esta técnica puede, asimismo, recibir la denominación de lectura comentada. Tiende a aprehender, con precisión, lo que un texto pretende comunicar y que se encuentra, muchas veces, encubierto por la dificultad de interpretación o en las entrelíneas del mismo. se presta para el estudio del fondo y de la forma, el qué y el cómo ha sido elaborado un texto. Su finalidad consiste en acostumbrar a leer las obras representativas de un autor, de un tema o de una disciplina. Necesita realzarse la importancia de lo leído. También se puede indicar un trozo significativo para que cada estudiante estudie, analice e interprete explicando, a su vez, palabras, frases o trozos dudosos. Se puede interpretar el texto y las relaciones que hayan influido sobre el autor. Esta práctica, aparentemente fácil y cómoda de aplicar, es de difícil ejecución ya que puede derivar en la monotonía y, consecuentemente, en el desinterés de los estudiantes. Requiere, por eso, vivacidad y cultura por parte del facilitador. Para que se obtengan mejores resultados y más participación de la clase, los estudiantes, antes de la clase, deben haber leído y estudiado –en la medida de lo posible- los textos que serán  objeto de análisis. El uso de esta técnica puede dar excelentes resultados si el facilitador sabe dar vida al trabajo y no hace de ella un medio para pasar con menos fatiga la clase: es decir, con un estudiante leyendo y los demás acompañando la lectura.      



Técnica cronológica

Consiste en presentar o desenvolver los hechos en el orden y la secuencia de su aparición en el tiempo. Si bien se la emplea en mayor grado para la enseñanza de la historia, puede ser utilizada también en al enseñanza de otras disciplinas, puesto que el hecho estudiado puede ser considerado desde el punto de vista de la evolución cronológica, a partir de su aparición y hasta llegar a nuestros días. Puede también recibir el nombre de genética, dado que un problema o asunto puede enfocarse desde su origen hasta la actualidad; esto es, hasta su estado actual. Puede ser, así mismo, progresiva o regresiva. Progresiva, cuando los hechos son abordados partiendo desde el pasado hasta llegar al presente, en orden sucesivo; regresiva, cuando esos mismos hechos son presentados partiendo desde el presente y siguiendo los mismos pasos, en sentido inverso, hacia el pasado. Bien empleada puede conducir al educando a la noción de evolución en todos los hechos, acontecimientos o fenómenos sobre los cuales el presente se asienta en el pasado y el futuro en el presente. No se recomienda para memorizar fechas, mucho menos para evaluarlas.


Técnica de los círculos concéntricos

Esta es una técnica interesante, presentada específicamente en el estudio de la historia, pero que puede ser perfectamente aplicada a las demás disciplinas. Consiste en examinar diversas veces toda la esfera de un asunto o de una disciplina y, cada vez, ampliar  y profundizar el estudio anterior. Se ofrece así una visión general del problema. De inmediato se realiza la identificación más atenta de sus características importantes. Después, la profundización en los detalles más significativos. Lo esencial de esta técnica consiste en estudiar un tema, inicialmente de manera superficial, realizando después un nuevo enfoque del asunto profundizándolo con mayores detalles y referencias.


Técnica de las efemérides

Puede ser aplicada en la enseñanza de todas las disciplinas. Se basa en el estudio de personalidades, acontecimientos o fechas significativas, en correlación con el calendario. En su planificación, el facilitador puede prever las fechas más importantes del año con relación a su materia. Se puede aprovechar como pretexto para la aplicación de la técnica de las efemérides, la realización de congresos nacionales o internacionales, para tareas encomendando a los estudiantes pequeñas biografías o el estudio de determinados asuntos relacionados con esas fechas. Otra ventaja es la realización de semanas conmemorativas, con fijación de carteles, frases célebres, retratos, exposición de obras y, así mismo, reuniones en los diferentes puntos de las instalaciones educativas, todo con referencia a las fechas en cuestión. Esta técnica no se presta para una aplicación sistemática y continua. Su aplicación queda adscrita al calendario significativo de cada disciplina y, al evaluar lo aprendido, debe darse más énfasis a los hechos cronológicos sucesivos más que a las fechas.


                                                                                                        
Técnica  del interrogatorio

Cuando adquiere el especto de diálogo, de conversación y que va llevando al facilitador a un mejor conocimiento del estudiante, se puede inferir que esta técnica está siendo correctamente utilizada. Permite conocer al estudiante y resaltar sus aspectos positivos que, una vez estimulados y fortalecidos, puedan llegar a anular los negativos. Se presta también como función diagnóstica de las dificultades y deficiencias del estudiante. Se utiliza también para comprender la filosofía de la vida, el esquema de al conducta, los intereses y valores dominantes que orientan sus pasos. Un diálogo es capaz de permitir al facilitador el inicio de un trabajo de recuperación y orientación, principalmente los que carezcan en mayor grado de asistencia personal. El secreto para provocar diálogo y no interrogatorio es que el facilitador debe apoyarse en las preguntas que exijan reflexión, de modo que las respuestas no sean una mera forma de expresión estereotipada. Aquí no debemos olvidar lo propuesto por Walter Monroe (Nérici, 1985): Hay preguntas que exigen selección de datos, comparaciones y contrastes, evaluación, decisión a favor o en contra y que, por lo general, se asocian a otras que requieren aplicación de causa y efecto. Hay preguntas que exigen aplicación, así como análisis… otras que exigen comprensión de las relaciones entre dos informes o preguntas que ejemplifican.


Técnica de la argumentación

Es una forma de interrogatorio destinada a comprobar lo que el estudiante debería saber. Está encaminada más bien a diagnosticar conocimientos, de suerte que se constituye en un tipo de interrogatorio, de verificación del aprendizaje. Exige conocimiento del asunto que habrá de ser tratado. Suele no dar buenos resultados en grupos numerosos, grupos con bajo rendimiento intelectual y en situaciones educativas en las cuales el tema a ser tratado no ha sido debidamente estudiando por los estudiantes. Requiere fundamentalmente de la participación del estudiante. Consiste en que el facilitador reciba del estudiante conocimiento que éste ha estudiado por cuenta propia. Su desarrollo con lleva seis pasos de trabajo así:

Presentación motivadora, tomando en cuenta la unidad bibliográfica como fuente de estudio.
El estudiante “estudia” la información.
En un día establecido previamente, y de acuerdo con un temario organizado, se entabla la argumentación.
Finalizada la argumentación, el facilitador hará una apreciación de los trabajos y señalará un día destinado a la verificación del aprendizaje.
Verificación del aprendizaje.
Rectificación del aprendizaje y asistencia adecuada a los estudiantes que hayan evidenciado tener mayores carencias.


                                                       Técnica del diálogo

Es  una forma de interrogatorio, cuya finalidad no consiste tanto en exigir conocimientos como en llevar a la reflexión. Tiene un carácter más constructivo, amplio y educativo que la argumentación, ya que a través de él puede llevar a reflexionar acerca de los temas que se están tratando y también sobre sus propios conceptos, de suerte que sea el estudiante mismo quien evalúe la veracidad de los mismos o elabore nuevas proposiciones. La mayor virtud del diálogo consiste en hacer que el estudiante sienta que es capaz de pensar, analizar y releer lo valorado como importante. El gran objetivo del diálogo es el de orientar a la reflexión, al pensamiento y al convencimiento de que se puede investigar, valiéndose del razonamiento. Esta técnica es difícil de aplicar puesto que debe llevar al estudiante a emitir conceptos, criticar, dudar, replantear, reformular, etc. En última instancia, el diálogo es un proceso de reflexión dirigida dentro de la cual las preguntas van orientando el razonamiento del estudiante. El principio básico estriba en que el facilitador no debe dar soluciones a las cuestiones propuestas, sino encauzar al educando para que sea él mismo quien las encuentre. Por supuesto, para encontrarlas será indispensable razonar. De este modo, cada vez que el facilitador consigue que el estudiante dude, reflexione o razone estará empleando el diálogo, independientemente del número de personas envueltas en el proceso.


Técnica catequística

Consiste en la organización del asunto o tema de la elección, en forma de preguntas y las respectivas respuestas. Tres son las formas de desarrollar los temas siguiendo esta técnica:

El facilitador entrega las preguntas con sus respuestas, exigiendo que los estudiantes memoricen las respuestas.
El facilitador da todas las preguntas y después todas las respuestas.
El facilitador da las preguntas y juntamente con los estudiantes elabora las respuestas que deberán, después de eso, ser memorizadas.

Esta técnica puede ser empleada con moderación como forma recapitulativa Sistematizadora de ciertos asuntos un tanto complejos para los estudiantes.        


Técnica de la discusión

Esta técnica exige el máximo de participación de los estudiantes en la elaboración de conceptos y en la realización misma de la clase. Es un procedimiento didáctico fundamentalmente activo. Consiste en la discusión de un tema, por parte de los estudiantes, bajo la dirección del facilitador. Las clases de discusión requieren preparación anterior por parte de los estudiantes, por lo cual el asunto debe ser presentador por el facilitador, o escogido entre ambos, estableciéndose el día de la discusión. Los estudiantes, antes de discutir el asunto, se informan acerca del tema. Después de la discusión aceptarán las conclusiones adoptadas por la mayoría. Es un
trabajo intelectual de interacción de conceptos, conocimientos e informaciones, sin posiciones tomadas o puntos de vista a defender. Después se lleva a cabo un trabajo de colaboración intelectual entre los estudiantes, en el cual cada uno contribuye con aclaraciones, datos, informes, etc., procurando la mejor comprensión del tema. Sus inconvenientes son tres:

Los resultados no son inmediatos, dando la impresión que se pierde el tiempo y se fomenta la indisciplina.
Exige mucho tiempo para su ejecución.
Requiere que el facilitador domine bien al grupo de estudiantes.

Los resultados, sin embrago, son compensadores, ya que el estudiante es llevado a reflexionar, a exponer sus puntos de vista, a escuchar atentamente los argumentos ajenos, a refutar o aceptarlos y a coordinar sus pensamientos. Enseña a escuchar, actitud no muy frecuentemente encontrada aún entre los adultos. Se aprovechan los asuntos de actualidad, los que tengan una fuerte motivación para la asignatura, los que sean controvertidos o las recapitulaciones de unidades o partes de ellas. Debe crearse una atmósfera de confianza, de libertad, sin formalidades, de modo que los estudiantes actúen lo más espontáneamente posible. Si no llegasen los temas discutidos a una forma aceptable, en cuanto al contenido o a la expresión, deben ser convenientemente explicados por el facilitador, de modo que se pueda orientar la clase hacia una conceptuación más ajustada o precisa. Los puntos de pacificación, de coincidencia, aceptados por la mayoría serán registrados por una persona que posteriormente reproducirá en copias para el grupo. Toda discusión debe finalizar mediante una apreciación del facilitador referida a los trabajos realizados, procurando fortalecer y estimular los aspectos positivos y criticar, constructivamente, los negativos.

Técnica del debate

Al revés de lo que ocurre con la discusión, se lleva a cabo cuando se presentan posiciones contrarias alrededor de un tema, debiendo cada estudiante  –o un grupo de ellos- defender sus puntos de vista. En este caso, el debate es el recurso lógico de lucha y de agilidad (velocidad) de pensamiento, para demostrar la superioridad de unos puntos de vista sobre otros. El debate equivale a competencia intelectual. Mientras la discusión es cooperación, el debate es disputa. Surge de temas que provocan divergencias, de tópicos que permiten tener una posición definida, de dudas surgidas y no aclaradas durante una discusión o de temas de la actualidad social y que tengan preocupados los intereses de los estudiantes. Es interesante observar que las ciencias, cuanto más exactas o experimentales, menos margen ofrece para debates, dando mayores oportunidades para las discusiones. El debate es excelente ejercicio de libertad y de tolerancia, ya que todos tienen derecho de opinar y el deber de respetar la posición de los opositores, pudiéndolas refutar únicamente con las armas de la lógica, de la reflexión y de la argumentación correcta.

El facilitador debe entregar bibliografía mínima de consulta. Instruir sobre el manejo y aplicación de fuentes informativas. Confeccionar preguntas interesantes con orden lógico y estar relacionadas a la cotidianidad de su vida. Es importante que no se excedan mucho en el debate de una sola pregunta para mantener siempre el espíritu democrático.


Es vital que el facilitador conduzca el debate sin presionar así como que resuma y evite las desviaciones del tema en cuestión. Debe conducir el debate a ideas concretas y valiosas, escuchar todas las opciones. Es válido utilizar instrumentos audiovisuales para informar, mostrar, sugerir y hacer nuevas preguntas. Al final, se hará una síntesis que permita recoger las ideas presentadas en el mismo. Esta técnica se aplica después de la proyección de películas, diapositivas, conferencias o actividades puntuales que permitan generar un debate.

Técnica del seminario

 Esta es una técnica más amplia que la discusión o el debate, pudiéndose incluir a ambas en su desarrollo. La duración de un seminario puede variar desde algunos días hasta un año; depende de la extensión, profundidad de los estudios y del tiempo disponible. Puede tener lugar  en el horario común de clases o en horario extraordinario y puede versar sobre el estudio de una o más unidades del programa, así como de temas correlacionados con las mismas y de evidente interés para la disciplina. Puede desarrollarse de maneras diferentes, adaptándose a circunstancias y necesidades de enseñanza. Favorece y desenvuelve la capacidad de razonar del estudiante. Dentro de un régimen de seminario, la clase daría al estudiante los fundamentos de la disciplina y, así mismo, lo orientaría en sus trabajos prácticos y en la habilitación profesional, al paso que el seminario en sí le conferiría la capacidad de investigación y de trabajar por su cuenta. Así el seminario es el complemento de la cátedra, pues orienta al estudiante hacia el trabajo científico y hacia el hábito del razonamiento objetivo.

Esta técnica se dirige más a la formación que a la información, pues tiende a capacitar al estudiante para investigar y aprender independientemente. De esta forma, da particular importancia al uso de los instrumentos de trabajo intelectual; al análisis de hechos y no solamente a las referencias bibliográficas; a la reflexión sobre los problemas, además de exponerlos; al pensamiento original y a la exposición de los trabajos realizados, c on orden, exactitud y honestidad.

Técnica del estudio de casos

 Puede también recibir el nombre de caso-conferencia y consiste en la presentación de un caso o problema para que la clase sugiera o presente soluciones según convenga. El facilitador es el orientador general de los trabajos. La presentación del caso puede darse por el mismo o por alguna otra persona con autoridad en el asunto a trabajar.  Los estudiantes participan sugiriendo, opinando, proponiendo soluciones y discutiendo las mismas. Las conclusiones generales se adoptan por la mayoría y se unifican de manera que haya consenso. En este tipo de trabajo el facilitador debe cuidarse de no dar su opinión para que el estudiante piense por sí mismo.

Técnica de problemas

 Se manifiesta a través de dos modalidades muy diferentes en sus formas de presentación pero que, no obstante, reciben el mismo nombre. Una se refiere al estudio de una cuestión desarrollada evolutivamente desde el pasado hasta el presente, y la otra, propone situaciones problemáticas que el estudiante tiene que resolver.



La primera estudia los problemas de las diversas disciplinas en el orden en que van surgiendo y evolucionando. Se trata del estudio evolutivo de cada problema o concepto; tiene mucha aplicación en la enseñanza de la filosofía, historia, gramática y literatura. Se presta muy bien para las tareas y para el estudio dirigido. La segunda es de inspiración de John Dewey y tiene por objeto desarrollar el razonamiento del estudiante, a fin de prepararlo para enfrentar situaciones problemáticas que la vida puede presentarle a cada instante.
Esta técnica se asemeja mucho a la de proyectos; su diferencia reside en que las cuestiones en la técnica de problemas son presentadas por el facilitador y en la de proyectos, por la clase. No exige  globalización, aunque sobreentiende cierta correlación de disciplinas. La enseñanza de las disciplinas se desarrolla teniendo en cuenta problemas, situaciones problemáticas propuestas para investigar y resolver.

Técnica de la demostración

 Es el procedimiento más deductivo y puede asociarse a cualquier otra técnica de enseñanza cuando sea necesario comprobar afirmaciones no muy evidentes o ver cómo funciona, en la práctica, lo que fue estudiado teóricamente. Es un instrumento para comprobar la veracidad de afirmaciones verbales, procurando así satisfacer el aforismo “ver para creer". Luego, la demostración no es más que una modalidad de la exposición más lógica y coherente y también más concreta, con la cual se procura confirmar una afirmación o un resultado anteriormente enunciado. Es presentar razones encadenadas lógicamente o, también, hechos concretos que ratifiquen determinada afirmación. Puede ser intelectual, experimental, documental y  operacional. García Tuduri (1945) la clasifica en directa, indirecta, progresiva y regresiva. Para que esta técnica tenga un alto nivel de efectividad debe ser visa por todos. Así mismo, debe efectuarse de la manera más clara, sugestiva, directa y simple, ajustada al tiempo disponible y a un ritmo que permita procesar desde todos los sentidos el proceso de trabajo. Es recomendable ensayar previamente la demostración a fin de evitar las situaciones embarazosas en las cuales el facilitador no sabe cómo proseguir.

Técnica de la experiencia

Es un procedimiento eminentemente activo y que procurar repetir un fenómeno ya conocido; explicar un fenómeno que no es suficientemente conocido; comprobar lo que sucederá, partiendo de otras experiencias más adecuadas a lo que se quiere estudiar. Busca también conferir confianza para actuar en el terreno de la realidad de una manera lógica y racional; convencer acerca de la veracidad de la ley de causa y efecto; fortalecer la confianza en sí mismo; formar la mentalidad científica; orientar para enfrentar situaciones problemáticas o enriquecer el caudal de informaciones, datos y vivencias que mejor contribuyan a interpretar la realidad y actuar sobre ella conscientemente. Debe tener sentido de vivencia, d e ubicación del estudiante en las situaciones de vida más diversas, de suerte que puedan estimular todas sus reacciones y le permitan formar un acervo de datos y de reacciones comportamentales que le permitan comprender mejor el medio y la vida y actuar de forma más eficiente y consciente. Cunningham (s/a) procura sistematizar las experiencias clasificándolas en sensoriales, sustitutivas, con instrumentos y da vida grupal.



Técnica de la investigación

 Se propone demostrar y no convencer a los estudiantes. Es un proceso más amplio que el de la experimentación, ya que implica una dirección planificada de los trabajos, mucho más amplia de lo que abarca la experiencia aun cuando ésta es un elemento valioso. Es un procedimiento válido y recomendado para todos los campos de estudio. Puede efectuarse durante el período de clases o en períodos aparte, según las circunstancias y posibilidades. Se realiza individualmente o en grupo.  Actúa como fuente de motivación, fortalece el espíritu científico, sensibiliza al estudiante de modo que tenga conciencia del trabajo (lo que investiga, por qué, para qué y cómo) que está realizando para que éste no sea un esfuerzo de "mera ejecución material". Para que la investigación sea auténtica, debe partir de una dificultad o problema sentido y comprendido por el estudiante. No hay nada que tenga menos sentido que el hecho de investigar por investigar. Toda investigación debe tener origen, en último análisis, en una situación de necesidad o de previsión. Sentida la necesidad, el proceso de reflexión comienza a caracterizar la dificultad o problema. Es una técnica esencialmente activa, tendiente a llevar al estudiante a conquistar y no a recibir pasivamente los conocimientos.

Técnica del redescubrimiento

 Es una técnica activa por excelencia. Su empleo, al contrario de la argumentación, es más aconsejable para el aprendizaje de asuntos acerca de los cuales el estudiante tenga pocos informes. Puede utilizarse para la enseñanza de todas las materias. Presenta el inconveniente de exigir mucho tiempo para su aplicación. Se aplica en tres momentos secuenciados:

Se formulan preguntas o se suscitan dudas entre los estudiantes, encaminándolos luego, en las investigaciones o experiencias que los llevarán a obtener respuestas.
Los estudiantes son obligados a cumplir una serie de experiencias u observaciones, sin decirles nada acerca de las finalidades perseguidas hasta que vayan arribando por sí mismos a las conclusiones referidas a lo que les indicó qué realizaran o vieran.
Se presentan a los estudiantes algunos casos semejantes de un mismo fenómeno, pero en circunstancias diferentes, induciéndolos a encontrar una explicación general para los mismos.

Ofrece la ventaja de estimular el espíritu de iniciativa, de investigación y de trabajo, pues el estudiante es llevado a redescubrir, por propio esfuerzo, las informaciones que, de otro modo, le serían suministradas por el facilitador. Tiene el mérito de posibilitar un auténtico aprendizaje eliminando la simple memorización. Se caracteriza por la satisfacción que transmite al estudiante al hacerlo sentirse capaz de observar, pensar y realizar.



                                                                                                    
Técnica de la tarea dirigida

 Puede hacerse en clase o no, individualmente o en grupo, sobre la base de instrucciones precisas, pasadas por escrito. Los objetivos de esta técnica son habituar al estudiante a interpretar indicaciones escritas y textos; que adquiera habilidades o aprenda técnicas de ejecución de experiencias y aplicaciones prácticas de lo que ya fue estudiado teóricamente; y así mismo, encomendarle trabajos individuales o en grupos. Puede versar sobre trabajos teóricos, prácticos o teórico-prácticos; pero en todos los casos, acompañados de indicaciones precisas para el mejor desempeño en el cumplimiento de la tarea encomendada.

Técnica del estudio supervisado

 Es una forma de provocar un autoaprendizaje. Puede efectuarse individualmente o en grupo, tomando como base los temas elegidos por el facilitador o el estudiante. Aquí solamente se da el tema y está indicado principalmente para suplir deficiencias o atender las preferencias del estudiante. Lo que determina el estudio supervisado es el temario elaborado por el propio estudiante, que tendrá la profundidad y la extensión que indiquen sus necesidades, posibilidades e intereses.

Trabajo en equipo

 Esta técnica consiste en que grupos de estudiantes, con un tamaño no mayor de tres, trabajan en el desarrollo de un tema elegido de alguna unidad didáctica. Ellos llevan a la reunión los elementos necesarios (diccionarios, libros de consulta, etc.). En el desarrollo del trabajo debe haber discusión dentro del grupo, intercambio de ideas, toma de decisiones, lograr conclusiones valiosas. Es responsabilidad del estudiante estar preparado para trabajar en el tema, no desviarse del mismo, así como hacer aportes basados en hechos, experiencias e investigaciones. Los resultados que se desean obtener son: capacitación a todos los estudiantes para la participación documentada. Despertar el interés, el deseo de leer, investigar y conocer. Saber intercambiar ideas, respetando la opinión ajena. Saber reconocer la verdad allí donde se encuentre. Desarrollar capacidades de investigación y expresión.

Phillips 6-6, grupo de consulta o discusión colectiva

Un grupo grande de estudiantes se divide en subgrupos de seis personas cada uno. En seis minutos discuten un tema y llegan a una conclusión. Su utilidad es para obtener un acuerdo; ampliar responsabilidad; pensar y participar en lo que se está haciendo; determinar lo que el grupo quiere hacer; planificar proyectos breves; informar de intereses, necesidades, problemas,  deseos, etc. Se explica el procedimiento a los estudiantes así como la justificación (objetivo de aprendizaje) y entonces se divide en subgrupos para que elijan un presidente y un Secretario-relator que informará sobre las conclusiones. El presidente coordina el tiempo y permite que cada uno exponga sus ideas durante un minuto. Se discuten brevemente y se llega a una conclusión. El secretario anota las conclusiones. Terminado el tiempo, los secretarios-relatores dan lectura a sus informes mientras que otra persona anota en el pizarrón una síntesis de los informes.

El grupo obtiene conclusiones para hacer un informe final. En este momento puede todavía darse un margen para discusión colectiva.


Cuchicheo o diálogo simultaneo

 Consiste en dividir a los estudiantes formando parejas, los que en voz baja tratan de resolver una pregunta, una duda, una consulta o una decisión. Uno de los dos informa de las conclusiones a que han llegado. De esta forma se garantiza la participación total en breve tiempo. Después de concluir, se puede trabajar en las opiniones que contrastaron para formar grupos y generar de allí un probable debate.

Panel

Se trata de una técnica en que participan de cuatro a seis expertos que discuten un tema en forma de diálogo ante un auditorio, teniendo presente a un moderador. Cada experto conversa sobre el tema desde su particular punto de vista y especialización. Cada panelista es un experto  en una parte o enfoque a tratar. La conversación en un panel debe ser coherente, lógica, objetiva y debe abordar todos los aspectos del tema. La finalidad es que los estudiantes obtengan una visión integral del problema. El facilitador que organiza un panel deberá reunirse con anterioridad con los participantes para coordinar el tema a discutir, establecer los sistemas y distribuir el tiempo. El moderador debe preocuparse de la distribución de los participantes; presentar a los miembros; anunciar el tema; distribuir el tiempo; abrir la discusión con una pregunta clave; no dejar que se desvíen del tema; hacer preguntas para iniciar cada subtema; imponer la calma y hacer un resumen de los aspectos más importantes del tema. Puede transformar el Panel en Foro y así los estudiantes pueden discutir los aspectos más interesantes expuestos por los expertos.

Mesa redonda

Consiste en una técnica en que participa un equipo de expertos con puntos de vista divergentes sobre un mismo tema. Este equipo de expertos hace su exposición ante un grupo o auditorio en forma sucesiva. En la docencia universitaria puede llevarse a efecto con un pequeño grupo de facilitadotes de distintas especialidades que, desde su campo, enfocan un tema. Pueden ser de cuatro a seis expertos. Se puede utilizar con muy buenos resultados en circuitos abiertos y cerrados de televisión, aunque se recomienda el uso de una grabadora. La confrontación de enfoques diferentes permitirá al grupo de estudiantes obtener una información crítica. Debe existir un coordinador, quien debe sostener una reunión previa con los participantes para fijar el tema a tratar, el tiempo, el ambiente físico, el equipo accesorio, el horario y las limitaciones que se puedan presentar. La duración no debe excederse de 45 minutos. El trabajo más importante del coordinador, a demás de ser imparcial, es que hará resúmenes, sacará conclusiones y respetará la opinión y participación de los expertos. En esta modalidad no se permite la participación del auditorio, aunque para fines pedagógicos, es valido que participe al final de la misma planteando sus preguntas e inquietudes.

 

Lo más importante es la elección de un tema qué dé lugar a interpretaciones divergentes y de actualidad. La riqueza de esta técnica es su utilidad y aplicabilidad en cualquier asignatura de estudio. Pero, sobre todo, para integración de materias.

Foro

Es el libre intercambio de ideas de carácter informal bajo la dirección de un moderador. Ésta se utiliza después de la proyección de alguna película, diapositiva, lectura de un documento, conferencia, etc. Cuyo tema es discutible. El moderador puede ser el facilitador o el estudiante. Permite el análisis y discusión de temas que plantean las unidades didácticas.

Simposio

Consiste en un grupo de charlas, discursos o exposiciones verbales presentados por un equipo de expertos que pueden ser tres o cuatro. Es una técnica para impartir información seria de manera breve sobre una problemática determinada. Cada una de las exposiciones ofrece un aspecto particular del tema, que finalmente quedará desarrollado en forma total y profunda. El organizador elige el tema; selecciona los expositores; realiza una reunión con los expertos par establecer el orden de la participación y calcular el tiempo de cada expositor. Presenta, además, a los expositores ante los estudiantes, introduce el tema, realiza un foro con los estudiantes al final del simposio y, como elemento esencial, se preocupa de la distribución y ambiente físico en donde se desarrolla. Es muy apropiado cuando los facilitadotes desean tratar algún tema de sus unidades con especial profundidad buscando actualizar el conocimiento sobre el mismo.

Diálogo o debe público

Consiste en una discusión entre dos personas que se realiza ante un grupo de estudiantes, sobre un tema o problema determinado con anterioridad. Es una técnica que permite obtener datos de dos fuentes al mismo tiempo. Ayuda a desarrollar en los estudiantes el espíritu crítico y reflexivo. El facilitador elige el tema oportuno y significativo; elige a los especialistas y realiza con ellos reuniones previas para organizar el tema, los subtemas y tiempo disponible, así como organizará el ambiente físico. Hace las veces de moderador y presenta a los interlocutores al mismo tiempo que introduce el tema y recibe las preguntas de los mismos. El diálogo debe tener una duración máxima de 30 minutos, aunque podría aplicarse un Phillips 66 o Foro para ampliar la técnica. Su bondad radica en que sirve para enfocar muchos temas de estudio (difíciles o áridos).

Entrevista colectiva o exámen por una comisión

Consiste en que un grupo de estudiantes elegidos por su clase interrogan a un experto. El equipo de estudiantes actúa como comisión interrogadora y representa el lazo de unión entre su clase y el experto.          




Para realizar esta técnica se elegirá el tema y el experto. El grupo de estudiantes designará al equipo de interrogadores. El experto o especialista se pondrá de acuerdo en los temas que considere más importantes.  A cada estudiante interrogador se asignará el papel que va a desempeñar durante la entrevista, como por ejemplo, iniciador, activador, alentador o aclarador. Ellos podrán llevar las preguntas escritas, las cuales se elaborarán de conjunto con el especialista. El coordinador es un estudiante y presenta al experto y a los entrevistadores. El experto hará una breve exposición global del tema y responderá a preguntas " audaces" que causen expectativa dentro de la clase. Se pone fin a la entrevista con un resumen a cargo de uno de los estudiantes. Esta técnica tiene distintas utilidades, pero se recomienda más para “aprovechar" la oportunidad de la visita del experto para contextualizar lo teórico con lo práctico.

Entrevista o consulta público

Consiste en un interrogatorio a un experto realizada por un estudiante. La ventaja que presenta la entrevista con respecto a la conferencia es la de ser más entretenida y responder a las necesidades del grupo. Se realiza eligiendo a un especialista y al estudiante que lo entrevistará, quien a su vez debe poseer las siguientes cualidades personales: cordialidad, facilidad de expresión, seguridad, agilidad mental, conocimiento del tema. El coordinador, en reunión previa, expone al experto el tema que se desea tratar. El estudiante coordinador discutirá con el especialista sobre el esquema general, los tópicos más importantes y la distribución del tiempo. El resto del estudiantado investigará el tema para prepararse a participar. Luego de la entrevista puede realizarse un Foro o pequeños grupos de discusión. Esta técnica se presta especialmente para los temas de avance científico, desarrollo económico, temas políticos, sociales, etc.

Pequeños grupos de discusión

Son conjuntos de estudiantes organizados de manera informal y con una duración reducida -el tiempo de una clase o de una charla o conferencia- de acuerdo con las necesidades de la actividad. Se diferencia del trabajo en equipo en que no son grupos estructurados y de duración permanente. Carecen, por lo tanto, de objetivos amplios y metas destinadas al logro de un proyecto que abarque a todos los componentes del aula. Puede estar compuesto de cinco, siete o nueve personas. Se trata de intercambiar ideas sobre un tema de manera informal. Estas personas reunidas en un círculo o en una mesa, se enfrentan cara a cara para resolver un problema, tomar una decisión o adquirir información. Permite un grado aceptable de interacción; se desarrolla el sentido de grupo; surgen líderes espontáneamente; proporciona la oportunidad para que cada persona amplíe sus puntos de vista; permite mayor facilidad para la comprensión de un tema, o bien para afianzar su pensamiento. Invita a reflexionar, escuchar y participar. Los facilitadotes pueden solicitar a los propios estudiantes los temas que se desean discutir, después de haber escuchado a algún conferencista o al término de una primera hora de clase. Los conferencistas pueden ser los estudiantes del aula o el facilitador. En ambos casos los grupos se organizan con base en un mismo temario, informando sobre sus conclusiones, después de un tiempo prudencial. Se evitará la exacerbada competición, la agresividad o la crítica destructiva.



Es recomendable que se elija transitoriamente un moderador, quien tendrá a su cargo estimular la participación de todos con preguntas interesantes; controlar el tiempo y las exposiciones inútilmente largas; ayudar a definir el problema evitando que se salgan del tema; mantener la calma y el orden y, sobre todo, el respeto por las ideas ajenas; contribuir al logro de las conclusiones en lo posible valiosas y por consenso.

       Esta técnica es útil en agrupaciones de regular tamaño, que demuestran mucho interés sobre algún asunto, que desean saber y están adiestrados para escuchar con respeto y buena disposición de ánimo. Todas estas características son muy necesarias y, aún más, cuando existen opiniones muy divergentes y la necesidad de que algunos comprendan las posiciones de otros para lograr una cierta unidad en la acción. Para la realización productiva de este tipo de actividad, tanto el moderador como el facilitador deben estar capacitados para conducir con éxito ia actividad. El facilitador encargado tiene que ser una persona necesariamente versada en el tema para corregir errores y proporcionar información adecuada.

Clínica del rumor

 Es una experiencia de grupo que permite demostrar cómo se crean los rumores y se tergiversa la realidad a  través de testimonios sucesivos. Es una experiencia útil ya que enseña a prevenirse contra informaciones falsas o distorsionadas. Se puede realizar con un estímulo gráfico (lámina o diapositiva que representa una escena) o verbal (audición de un documento leído o grabado). Es importante intentar que los objetos y situaciones que representa el materia de estímulo sean ambiguos para que permita adoptar distintas interpretaciones a los participantes quienes estarán agrupados en seis o siete. El facilitador distribuye al grupo en subgrupos y presenta el material para que sea interpretado por grupos. Después de que cada grupo interpreta y hace el consenso respecto el problema presentado, cada subgrupo expone su punto de vista para analizar quién tiene la razón o quién dice la verdad. Al final, el facilitador lee el texto o proyecta nuevamente la lámina para su comparación. Esta técnica puede ser utilizada cuando se observan malos entendidos, dificultades entre estudiantes o con facilitadotes y estudiantes para problemas de mala interpretación.

Estudio de casos

Consiste en que un grupo estudia y analiza un caso dado con detalle y luego extrae conclusiones. El caso es la descripción de un hecho real que se ha investigado totalmente y va adaptado para reforzar la transferencia y aplicación de contenidos teóricos estudiados previamente. Cada estudiante puede aportar una solución diferente de acuerdo a sus conocimientos, experiencias y motivaciones. El facilitador selecciona un caso para ser estudiado por la clase, debe conocer y dominar el problema en detalle. Se debe tener en cuenta lo siguiente; objetivos que se desea lograr, tiempo del que se dispone, la experiencia de sus estudiantes. El caso puede ser escrito en el pizarrón o distribuido en hoja individualmente. El facilitador debe explicar la técnica y sus objetivos. El grupo discute el caso, expones sus ideas. Se anotan las soluciones en un pizarrón. El facilitador realiza una recapitulación final, presentando las soluciones propuestas por el grupo y señalará las mejores soluciones.



Proyecto de visión futura

Esta técnica está  planeada para desarrollara la imaginación y es de gran utilidad para cualquier profesión. Se pide a los estudiantes proyectos sobre problemas específicos. Los planes deben ser imaginarios pero realizados con cálculo y precisión. Esta técnica proporciona la oportunidad de dar a conocer ideas que el estudiante ha tenido en su imaginación. El grupo debe ser dirigido por su facilitador y podrá dividirse en grupos, trabajando con la seriedad tal cual si fueran profesionales egresados. El proyecto puede ser unificado o a .discreción del estudiante. Se pueden someter a discusión general si todos los proyectos parten de un problema único y permitirá que se examinen, se extraigan las mejores ideas e incluso se elaboraría un proyecto final que contenga lo mejor de cada trabajo. Es importante tomar en cuenta la capacidad, la preparación y la especialidad, así como la experiencia que tengan sus estudiantes en el campo de trabajo real. No debe descuidarse que la instrucción de trabajo debe estar muy bien estructurada para que no surjan dudas que detengan en el proceso de trabajo del estudiante.

Conferencia

Es la técnica más empleada a nivel universitario. Consiste en que un expositor calificado pronuncia un discurso o conferencia ante un auditorio. Para que esta técnica dé buenos resultados, el conferencista debe ser una persona con muchas cualidades pero esencialmente debe poseer simpatía, facilidad de expresión y claridad en su exposición. Esta técnica es apropiada cuando se debe entregar información de un área del conocimiento o interesar al grupo en un problema. El facilitador consultará con sus estudiantes el tema que desean escuchar. Se invitará al expositor y se planificará el tema, su organización, etc. Cuando se presenta al conferencista se hace relación a la experiencia que tiene con relación al tema que se está tratando en ese momento. El problema de esta técnica es que no todos “escuchan" lo que en realidad deberían escuchar, ni aprenden lo que deberían. Por ello, se recomienda utilizar poco esta técnica.

Análisis del riesgo

Esta consiste en analizar con antelación los riesgos y consecuencias que pueden Presentarse en la solución de un caso. Dado un problema, el estudiante deberá analizar todos los supuestos que podrían presentarse en función de las distintas maneras de resolver el mismo. A su vez, deberá encontrar cuál es la solución que menos afecta a los elementos alrededor del problema (ambiente, personas, infraestructura, etc.). Cuando el facilitador presenta el problema puede agrupar a los estudiantes para que juntos busquen solución al mismo analizando riesgos y consecuencias y cómo controlarlas. Posteriormente exponen, grupo a. grupo, las soluciones y mientras cada grupo expone, los demás van preguntando o enriqueciendo la propuesta hasta llegar a una solución" ideal".


Lluvia de ideas

Esta técnica pretende la creación de ideas que permitan soluciones nuevas a determinados problemas. Se recomienda tomar grupos no mayores de seis personas para que juntos, aportando cada uno ideas alternativas, encuentren soluciones a un problema concreto.

                                                                                                  


 No hay proceso de memorización. Ésta se consigue por las experiencias vividas. El esfuerzo se basa en el grado de confianza y libertad que tienen los individuos en el interior del grupo. El control general lo realiza el facilitador. A su vez en cada grupo hay un encargado de tomar notas y dar la palabra a cada integrante.

Técnica de la creatividad

Desarrolla el espíritu creativo a partir del conocimiento de los estados psicológicos y de los mecanismos operacionales que intervienen en una actitud creadora. Estudia, analiza y desarrolla las distintas fases que intervienen en un trabajo creativo. Contribuye al desarrollo del saber hacer orientado a la resolución de problemas o situaciones. Fomenta el espíritu creativo. Se puede trabajar con base a reuniones de grupo, lecturas orientadas y asesoramiento técnico. La memorización se consigue de las situaciones o mecanismos de creación por experiencias. Se facilita también con el registro de conversaciones y situaciones cotidianas. El refuerzo se da con la resolución y el apoyo del grupo. el control lo realiza el grupo y el facilitador. Despierta inquietudes creadoras. Amplía la capacidad de visión ante problemas diversos y actúa buscando soluciones nuevas y originales.




Grupo T

La eficacia de un grupo no depende del valor personal de los individuos sino de la confianza en sus relaciones personales. Un grupo de personas vive el nacimiento, desarrollo y muerte de un grupo. A partir de él se estudian las vivencias que han ocurrido. Contribuyen a mejorar el conocimiento de sí mismo, de los demás y a encontrar la autenticidad y transparencia personal. A través de reuniones de grupo no directivas se reflexiona, vivencia y se jerarquiza. A través del trabajo en grupo T se forma en profundidad analizando las relaciones interpersonales y desarrollando conocimientos de relaciones humanas. El facilitador sólo puede actuar para facilitar la recapitulación de puntos o recordar aspectos olvidados. Debe tenerse mucho cuidado de observar actitudes que nos permitan evidenciar que un participante esté en conflicto. Si así fuera, debe invitársele a observar sin que se sienta obligado a participar.

Psicodrama

Aunque es visto como un método terapéutico en la educación, se incluye aquí como una técnica eficaz para resolver problemas a corto plazo. Desarrolla la espontaneidad, actúa dentro de un grupo con la intervención de la palabra y el gesto. Parte de la actuación en grupos se realiza a nivel de acción dramática con representación, escenario y público (el grupo). Actúa sobre aspectos del saber ser y saber hacer del individuo facilitando la comprensión de la situación. Permite un clima cálido y tolerante donde se facilita la libre acción y expresión. El control lo ejerce el facilitador. Sólo expertos muy preparados deberán dirigir grupos de psicodrama. Se utiliza para mejorar el comportamiento y conducta del grupo. Permite familiarizarse con ciertos papeles que hay que realizar en la vida. Ejerce acción terapéutica sobre una acción de hábitos y enfermedades (drogas, alcohol, etc.).


Role playing

Es una representación de papeles en funciones que hay que realizar en la vida cotidiana. Busca desarrollar el aprendizaje de un saber hacer concreto. A su vez, pretende preparar para efectuar determinados papeles en la sociedad. La memorización se consigue por vivencias o repetición de las actuaciones. El refuerzo lo proporciona el éxito en la actuación y la acción crítica del grupo y del facilitador. El control lo ejerce es estudiante sobre sí mismo y el facilitador sobre el grupo. Prepara para mandos intermedios y superiores. Enseña normas de comportamiento social, así como situaciones típicas de la vida.

Mlcroenseñanza

Prepara a los facilitadotes para ejercer mejor su labor formativa. Se basa en modelos de cursos reducidos donde usted aprende técnicas pedagógicas. Busca desarrollar el saber del facilitador en su acción pedagógica y, a su vez, el aprendizaje de técnicas pedagógicas. La memorización se consigue con la reflexión y el uso de las técnicas de la Microenseñanza.  El carácter práctico de la enseñanza es el .refuerzo que motiva al facilitador ya que los resultados son "palpables " a  corto plazo. El control se realiza desde ambos lados (facilitador-estudiante) aunque .se ayuda de encuestas programadas, grabaciones, opiniones de los estudiantes y facilitadotes (si desea .profundizar en esta técnica, le recomendamos adquirir el documento igualmente titulado).

1 comentario:

  1. Me parece muy innovador el hecho de aplicar estas técnicas pues hay que dinamizar la enseñanza.

    ResponderEliminar